Hombre llegó de Canadá a Argentina solamente con autostop

Resulta increíble cómo un hombre que anduvo a la deriva por más de cinco años logró cruzar 10 fronteras y más de 9.000 kilómetros, siendo exactamente lo que hizo un canadiense que se dio por desaparecido durante cinco años, debido a un problema de salud mental que tenía y que su familia no logró encontrarle en ningún lado, hasta que apareció con su historia.

La historia de Anton Pilipa

En detalle, la historia fue vivida por Anton Pilipa; hombre canadiense nacido en Vancouver de 39 años de edad, quien desaparecería en 2012 antes de empezar un tratamiento para tratar la esquizofrenia que padecía.

Llegaría el año 2017 y su familia no tendría ni idea de lo que vivió Anton, incluso lo creyeron muerto por mucho tiempo y perdieron la esperanza de encontrarle, ya que debido a su enfermedad temieron lo peor al salir a vagar por las calles.

No obstante, Anton empezaría a recorrer todo el continente americano casi descalzo, utilizando el autostop para pedir que lo llevaran a cualquier lado. Así, llegaría de Canadá a Estados Unidos, Luego México, pasando por Centroamérica y hasta llegar a naciones como Colombia, Paraguay, Chile, hasta que Anton llegó a la Argentina.

Es decir, el canadiense en cinco años logró recorrer casi 10.000 kilómetros y 10 fronteras; cosas que cualquiera soñaría con hacer. Para sobrevivir, Anton pedía comida en la calle o hacia oficios varios a los lugares donde llegará.

Poco tiempo después, de la misma manera como Anton recorrió todos esos países, pasaría de Argentina a Brasil; concretamente a la zona de Manaos, la cual tiene área selvática y tropical que puede resultar peligrosa, ya que hay depredadores y toda clase de criaturas.

La reaparición de Anton

Descalzo, sin documentación y en estado bastante crítico de salud, Anton sería encontrado por la policía brasileña, de las cuales solamente uno de los agentes podía comunicarse en inglés. Así, Anton pudo comunicarse y dar el nombre completo de su hermano, ya que números o direcciones no conocía, solo que había nacido en Canadá y se había ido hace mucho.

Gracias a la tecnología y las redes sociales, la policía pudo encontrar al hermano de Anton a través de Twitter, quien inmediatamente se trasladó a Brasil para verse con su hermano, sorprendiéndose de que aún estuviese vivo.

Actualmente, Anton vive con su hermano y su familia y se recupera de tal travesía, habiendo expresado que es afortunado de estar vivo, ya que recorrer tanta distancia y tantos países fue arriesgado, pero lo logró a través del autostop y gente bondadosa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *