La chica que recorrió 10.000 km haciendo autostop

Conocer el mundo y viajar es algo que la mayoría de personas querrían hacer, sin duda alguna. Sin embargo, el problema radica en que a la gente le da miedo afrontar sus sueños, ya sea por darle demasiada importancia a diferentes temores, los cuales están relacionados con seguridad, dinero y estabilidad. Por eso, la historia de esta chica te hará ver que sin miedos conocerás el mundo.

Su nombre es Andrea Bergareche; una chica de 25 años nacida en España, estudiante de arte y que estuvo un tiempo de intercambio en México; el viaje que le cambiaría la vida para siempre.

La historia de Andrea

En detalle, Andrea vivía en España pero tuvo la oportunidad de conocer y vivir en México gracias a un programa de intercambio, el cual le abrió la puerta a una nueva cultura, experiencias y el cómo ser independiente. Luego de terminar el curso de intercambio, Andrea volvió a España para estudiar la carrera de Bellas Artes, titulándose finalmente tiempo después.

Sin embargo, ella sentía que algo le faltaba desde que volvió de México, esa sensación de estar en un lugar nuevo, viajar y conocer. Incluso, Andrea tenía una pareja a la que quería mucho, pero también le generaban dudas todo el asunto predispuesto de graduarse, trabajar y vivir en un solo lugar.

Por el contrario, Andrea tomaría una decisión completamente opuesta y decidiría ir a visitar a una amiga que estaba por llegar a la Argentina; “desde aquí empiezo a conocer el mundo” recordó ella haber pensado. Así, empezó el viaje de Andrea que al principio ella pensaría sería una travesía pasajera, para luego notar que ya querría vivir así permanentemente.

El recorrido de Andrea por todo el mundo

Desde Argentina y con solo la herramienta de autostop en su pulgar, cero euros pero trabajar en lo que fuese para sus gastos alimenticios o de estancia, Andrea inicia un camino que la lleva a recorrer desde las Malvinas hasta luego pasar a las lianas de la Amazonia, el Valle del Cocora, los Andes colombianos, hasta el lago Titicaca.

Todo esto lo lograría dejando sus miedos atrás, con su pulgar y haciendo autostop Andrea conocería mucha gente llena de hospitalidad, expresando que es una de las razones por la cual sigue viajando de ese modo.

Con el autostop Andrea ha logrado recorrer casi toda Latinoamérica, Finlandia, Estados Unidos y otros países, abordando más de 200 distintos camiones y vehículos, recorriendo más de 10.000 kilómetros, lográndolo con solo tener la pasión de viajar así, sin ataduras y completa libertad, conociendo lugares y personas maravillosas que cualquier solo soñaría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *