En Argentina también se puede hacer turismo religioso

Argentina es una nación rica en elementos de gran valor turístico, su topografía tan variada y diversa es uno de ellos, sus grandes monumentos naturales y arquitectónicos son sin duda de gran valor, lo cual el dan una estimación importante para que este país sea visitado por gente foránea y recorrida por los propios nativos de esa tierra del tango.

Pero la Argentina tiene mucho más que verle, tiene una gama impresionante de monumentos religiosos, no solo católicos, sino de otras religiones, lo cual la hace interesante  y permite voltear la mirada hacia un turismo, si se quiere novedoso como lo es el religioso, dejando a un lado los de otra naturaleza, como el ecológico, el deportivo e incluso el de más fuerza en ese país como lo es el turismo de aventura.

En este parque conocido como el primero en su tipo en América Latina,  es un sitio ideal para que se encuentren en un solo lugar el cristianismo, el judaísmo del islamismo, pues representa sin duda las más emblemáticas costumbres de cada una de esas históricas religiones del mundo.

Este popular Parque de “Tierra Santa”, ubicado en la ciudad de Buenos Aires, es muy visitado en la llamada semana mayor, pues es una digna representación, excelentemente bien lograda de la antigua Jerusalén, allí en el marco de esos días de alto tráfico religioso, se realizan actividades tales como misas, viacrucis, peregrinaciones  entre otros.

En este hermoso parque se puede apreciar muchas atracciones, entre las que destacan por supuesto las que tienen que ver con la actividad religiosa y bajo ese prisma con el cual se ve ahora el turismo, se observan de manera animada representaciones de la Última Cena, La Resurrección, La Creación entre otras de gran significación religiosa.

Este parque también ofrece al visitante representaciones artísticas de gran valor cultural e interpretativo como La Carpintería de José, el Taller de Galilea, el Arca Giratoria, en fin toda una gama de atracciones que por su fuerza histórica y religiosa son dignas de apreciar en familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *